Al Poyales

Era al Puerto de las Calderuelas, pero la montería en esa zona nos obligó a dirigirnos al Hoyo Poyales, rememorado en gran medida la conocida como “Marcha de la Ministra” que se inicia en Rascafría, toma el camino del Reventón, se tuerce a la izquierda en la primera pista y después de una hora de esfuerzo, penetra en un camino que nos sitúa en el Hoyo Poyales, tres horas y media después de la partida. Para no perdernos en el camino la próxima vez, deberemos recordar el poético ripio de Fidel: “En el pedrusco un giro brusco”. Para ayudar a la memoria un potente hito o jito quedó erigido sobre el pedrusco.

El Hoyo Poyales, fronterizo del Hoyo Cerrado pequeño, es un coqueto valle glaciar que lucía sus mejores colores y humedales en un precioso día otoñal de enero, donde incluso se vislumbró paleta de colores (Mateo dixit), sin viento, luz tenue, aire en paz y penetrante visibilidad. Condiciones óptimas para el relajo, conversaciones agradables y siesta reconfortante, en un lugar seco, placentero y de amplia vista sobre el Poyales, consensuado entre Rafa y servidor. Mientras José Antonio y Mamen añadían 300 metros de ascensión, hasta la cuerda.


Datos de la marcha:

15 de enero de 2011

Itinerario: Rascafría, camino del Reventón, pista y camino al Hoyo Poyales. Regreso por el mismo camino.

Desnivel: 700 m (300m más José Antonio y Mamen)

Recorrido: 16 km

Duración: 7 ½ h

Asistentes: Mamen, Viqui, Juana, Mabu, Rosa, Susana, María, Bus, Marta, José Antonio, Teo, Rafa, Fidel, Miguel Ángel, Mateo y Carlos.


Carlos