10 del ferro-Julio: Cueva Valiente ¿Quien dijo miedo?

Esta vez , Rafa nos había citado en San Rafael, mejorando lo presente, con el fin de hacer la marcha de Cueva Valiente. Es zona de buenos pinares y es por eso que nos imaginábamos que nos íbamos a librar del sol en lo que prometía ser una jornada muy calurosa.

De hecho, no nos libramos. Según reconocía el propio Rafa. ¡ Ya no me acordaba que en esta subida pegaba tanto el sol. En efecto, el ascenso fue duro por la solana, con el astro rey justo en el cenit. Nos cruzamos, además de la fuente existente en el parque desde donde salimos, con otra fuente-pilón, donde nos refrescamos, tanto a la ida como al regreso.

Ya arriba, próximos a llegar al refugio de C.V., nos encontramos con unas jóvenes y bellas ciclistas, con quienes departimos y sacamos unas fotos.

La vuelta la hicimos buscando el abrigo umbrío de los pinares. Ya en el pueblo, degustamos unas cervezas y claras con-sin y otros refrescos en el bar de la esquina, donde fuimos algo molestados por un par de enormes autobuses que se pusieron a hacer allí mismo maniobras para dar la vuelta. Luego, ya a las 8 por lo menos, vuelta a casa.

Fueron los siete valientes: Rafa, Rosa, Javier, Mateo, Juana(*), Luz y el que suscribe.

Datos marcha: desnivel, unos 800 m, en 15 km.
(*) Se hizo invisible en la foto y durante toda la marcha. ¿Donde estabas, Juana?

Buena suerte en Pirineos

Próxima la cita de Pirineos VII quería aprovechar la ocasión para desearos a los que participareis en esta edición la mejor de las suertes, tanto en lo que respecta al clima como a las mil y una ocasiones que el monte encuentra para amargarnos la marcha e incluso el viaje. Así que ya sabéis, nada de asomaros a los barrancos, si pasáis un río hacerlo con cuidado, alejaos de las lesiones, prudencia con el coche y obedecer al líder, pero sobre todo, admirar los paisajes que os esperan y divertíos.

Este año, a Begoña y a mí, nos toca aguantarnos en los madriles y envidiaros sanamente. No obstante, seguro que habrá una 8ª y más ediciones.

¡Ah! Enviad crónicas aunque sean escuetas y con datos que si no las estadísticas se resienten y luego vienen las reclamaciones.