Sol y níscalos, quién lo diría

Llueve en Madrid. En plena borrasca, con los primeros fríos de verdad, con nieve a partir de los mil seiscientos metros y agua en cantidades industriales, rememoro el soleado y cálido día que disfrutamos el pasado sábado y que nos permitió redondear una marcha nueva para mí aunque parcialmente recorrida por el resto allá por el 24 de mayo.

Se nos citó en un punto intermedio entre Soto del Real y Miraflores de la Sierra. Ahí, en una pista que nace frente a la gasolinera. Lugar poco común para nosotros que nos gusta comenzar la jornada con un cafelito pero que no nos extrañó porque el convocante, Pepe “Monte”, no entra en un bar si no es para echar un mus. Gracias a que su chica, atenta y ejerciendo de líder consorte, vino provista con termo de humeante café y sobaos pasiegos que nos entonó en una mañana soleada pero aún fría.

Percatados que allí no aparecía nadie más, que estábamos todos los que éramos, avanzamos motorizados por la pista unos 4 Km, hasta la Ermita de San Blas, según el mapa porque no divisé ermita alguna y sí casonas espectaculares en pleno monte. Allí aparcamos, nos cambiamos de calzado, preparamos las mochilas y hala a caminar.

La primera parte del recorrido discurrió por pista de suave ascenso y tras unos pocos kilómetros accedimos a uno de los extremos de la Hoya de San Blas a los pies de la Cuerda Larga y de frente a la Pedriza, nuestro destino. Recorrimos la pista baja que circunda el valle hasta dar con el sendero que nos llevaría a la pista superior que recorrimos en busca del sendero que ya de forma decidida nos hizo ascender hasta el mismo Collado de la Ventana.

El ascenso fue lento, más que por el recorrido en sí, por la búsqueda de níscalos a la que nos aplicamos después de que Pepe cortara los primeros. Desde ese momento nos desperdigamos por el pinar y gracias a que alguno estuvo más pendiente de los hitos que de las setas, a que otros pastorearon al personal advirtiéndoles de que no se fueran tan a la derecha o de que no se quedaran retrasados, logramos llegar al collado.

Al sol, con unas vistas espectaculares de las moles graníticas de la Pedriza y con ocasionales visitas de cabras monteses, primero los machos, detrás las hembras, dimos cuenta del bocadillo y de un par de botellas de vino que nos sentaron como dios. Luego el descenso.

Otra vez níscalos, no te vayas a la izquierda, dónde está fulano, daros prisa que se nos echa la noche, … llegamos de nuevo a la pista superior de la Hoya de San Blas. En este punto, Pepe dispuso no volver por el mismo camino e improvisó un paseíto por la mencionada pista de forma que no nos quedó más remedio que avanzar hasta el fondo del valle. No encontramos el sendero buscado, que prometía hacernos más corto el regreso, lo que nos hizo bajar monte a través no se en qué dirección, el caso es que acabamos en la pista inferior a pocos metros de donde hubiéramos caído de haber bajado por el sendero de la mañana. Cosas que pasan.

Nos quedaba aún bastante trecho para llegar a los coches, así que a darle zapatilla que la tarde caía. Se me hizo eterno el regreso pero al fin llegamos. Fueron 19 Km, con una ascensión acumulada de 855 m y que completamos en 8h y 35m. Los asistentes: Pepe, Carmen, Jose Mari, Gema, Carlos, Maxi, Guida, Robert, Monique, Begoña y yo.

De nuevo en El Cardoso de la Sierra

Vaya semanita esta que termina, no me ha dejado un rato libre para relatar aunque sea sucintamente cómo se desarrolló la marcha del sábado pasado. Vamos a ello.

El Cardoso nos recibió con sol y esto nos llamó la atención pues todo el camino el cielo estuvo cubierto presagiando lluvia. El sol acariciando el valle y los bosques desprendiéndose de la matinal bruma hizo que nos detuviéramos un momento en una curva de la carretera para tomar las primeras fotos de la jornada.

Después de tomar café en el bar de Doña Gabina, convenientemente avisada de nuestra llegada el día anterior, emprendimos camino en pos del Santuy. El sol nos hizo comenzar a andar muy animados si bien, a medida que íbamos ascendiendo por la pista, se fue poniendo cada vez más gris y feo. Del agua no nos salvaba ni la caridad. Primero bruma chupona que fue convenciendo a unos y otros, sin orden establecido, de que había llegado ya el momento de enfundarse el chubasquero, que aquello poco a poco iba calando. Luego, conforme pasábamos a los pies del Santuy, lluvia y más lluvia. Convencidos de que aquello iba en serio nos dispusimos a calzarnos los pantalones de agua y a enarbolar los paraguas.

Lloviendo pasamos por el Collado del Agua Fría y lloviendo ascendimos al Collado de Ortigosa. El suelo era un auténtico charco incapaz la tierra de absorber la que se le venía encima. Llegó el momento de reunirnos y parlamentar, desplegamos el mapa, comimos aprisa unos frutos secos y desistiendo de subir al Cerrón, objetivo no confesado de la marcha, dimos media vuelta de regreso pues aquello no tenía pinta de cesar.

Cosas del otoño, llegando de nuevo a la base del Santuy, en el cruce con el camino de Bocígano, dejó inopinadamente de llover e incluso salió tímidamente el sol. Robert aprovechó el momento para pasar al ataque con su conocido mensaje sobre la hora de comer y todos estuvimos de acuerdo en aprovechar aquella tregua que el cielo nos daba para dar cuenta del bocadillo, cómodamente sentados y al abrigo en unas peñas.

Tras el almuerzo y para no tentar a la suerte, emprendimos rápidamente el regreso que, envalentonados por el refrigerio y ante la persistencia de la pausa en caer agua, decidimos intentar por camino ignoto para nosotros, cosa rara pues por estos lugares los conocemos casi todos. Así que nos aplicamos en descender hacia el valle del río del Ermito, desde allí empalmar con pista ya conocida por nosotros en la margen derecha del río y tras unos kilómetros ir a caer al GR.88 que nos llevó hasta El Cardoso.

Qué acierto. Qué preciosidad de camino. Indultados por la lluvia, acompañados incluso por el sol que a ratos picaba, hicimos el camino de regreso disfrutando de la marcha, el paisaje y la charla. Del paisaje que voy a contar pues a todos los que conozcan la zona que describo se habrán percatado que caminábamos entre robles amarillentos y en la ladera opuesta el rojo incipiente de las hayas de Montejo contrastando con el verde de los pinos de repoblación.

Como una imagen vale más que mil palabras y estas cuestan un montón plasmarlas aquí tras una dura semana, ahí van unas cuantas de aquellas.

Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Ampliar
Esta vez fueron 16,7 Km de recorrido, con una ascensión acumulada de 809 m y una duración de 7 horas incluidos descansos. Acudimos a la cita: Begoña, Juana, Monique, Vicky, Javier, José Antonio, José Fernández, Robert y yo.

¡Disfrutad el otoño!

Invitados

Cuando actualizo las estadísticas de las marchas me encuentro con el dilema de a quién calificar como componente del grupo y a quién como invitado o invitada.

El interés inicial es acumular datos, estadísticos se entiende, de las marchas a las que acuden losdelmonte, los kilómetros, los desniveles, etc. con el fin de repasar periódicamente estos datos y hacer un balance de su compartimiento montero.

Para no hacer muy extensa la lista, para desbrozar y atender a los integrantes del grupo me veo forzado a etiquetar a aquellos otros que semanalmente nos acompañan como invitados/as. Pero ¿quién soy yo para decidir si alguien es invitado o integrante del grupo si soy de los últimos en unirme a él?

¿Cómo resolver el dilema?

En primer lugar me planteé el identificar a los del grupo. Esto parece fácil pero no lo es. Al principio me dije al grupo pertenecen los que vienen asiduamente. Pero ¿qué hacemos con Marta o Pepe Bartolomé que vienen de vez en cuando? ¿Ha dejarlo de serlo Miguel Ángel durante estos dos últimos años? ¿Y Javier Borderas … ? ¿Es Javier del grupo, que no he hecho una marcha nunca con él?

Los del grupo son los antiguos, me dije. Son los que van al cocido de Mateo. Pero aquí también encontraba asimilados, así que ¿qué hago?

¡Ya está, joer! Al grupo pertenecen los antiguos, aquellos de los que habla la tradición oral y, naturalmente, sus chico/as, o cónyuges, o como quiera que se llame a la relación que mantengan, pues es un derecho adquirido ¿o no?

¿Y los invitados? Pues son eso, invitados. Ya qué fácil. ¿Cómo identificar a los invitados? Porque es muy fácil definir como invitada a Isabel, la sobrina de Rafa, o a Menchu y a Pedro, primos de Javier, pero ¿lo son Mamen o María?

Tracé una raya, un antes y un después de mi integración en el grupo. No de mi ingreso sino desde el momento en que me sentí integrado. Y no porque pusiera trabas el grupo, al contrario, se trata de ese momento en el que tú mismo te ves inmerso en el grupo, que sientes que se cuenta contigo y que tú cuentas con el resto. A eso me refiero.

A un lado de la raya situé a los que semanalmente veía y a aquellos de los que semanalmente oía hablar, a Antonio y Yolanda, a Paco Ayala, a Domingo, y a tantos otros. Del otro lado coloqué a aquellos que esporádicamente nos acompañaban y para identificarles de forma rápida establecí que un invitado dejaría de serlo por la acumulación de puntos que conseguirían en base a los méritos siguientes:
  1. Acude con asiduidad
  2. Lleva mapas o cualquier artilugio que sirva a la navegación y al comentario
  3. Pone estos instrumentos a disposición de los jefes y no se amosca si se le mojan, doblan o presentan pequeños rasguños
  4. No se queja aunque nos enrisquemos
  5. No trata de influir en el sitio o la hora de la comida
  6. Invita regularmente al café previo a la marcha, aunque seamos veinte
  7. Propone marchas en tiempo útil
  8. No se enfada si no las hacemos
  9. Lleva vino, chorizo de león o dulces exóticos a la marcha
  10. Algún mérito más que se nos ocurra en el futuro (cláusula imprescindible para endurecer el acceso a tan selecto grupo)
Según estos parámetros, la relación de invitados a las marchas desde hace un año que empecé a mantener las estadísticas es:

Invitado/aInvitado/a deMarchas
José FernándezMateo12
DianaMagu5
MenchuJavier5
PedroJavier5
Maru BandrésJuana4
Trini BandrésJuana4
IsabelRafa3
José LuisCarmen3
María CastroRafa3
AntonioBegoña2
César BayonaJuana2
ChusBegoña2
Rafa BayonaJuana2
RicardoMateo2
TatianaJosé Antonio2
AlejandroDomingo1
ÁlvaroJavier1
AnaJosé Antonio1
BlancaJavier1
CosmeJosé Antonio1
Charo AchuteguiJosé Antonio1
ChristopherJavier1
DarioDomingo1
EricaDomingo1
FranciscoPepe1
GuillermoDomingo1
JaimePepe Bartolomé1
JaviJavier1
JavierJavier1
José Antonio BotínJosé Antonio1
JuanViqui1
KasumiDomingo1
MartaJavier1
MiguelDomingo1
MiguelMamen1
RogelioFidel1
SaraCarlos1

Nótese que al lado del nombre del invitado ponemos el del invitante pues en caso contrario es difícil identificar a aquel.

Ahora, si vemos los datos al revés nos haremos una idea de aquellos del grupo que más invitados aporta y de los que menos.

Montañero/aInvitadosMarchas
Javier816
Domingo66
José Antonio56
Juana412
Mateo214
Rafa26
Begoña24
Magu15
Carmen13
Carlos11
Fidel11
Mamen11
Pepe11
Pepe Bartolomé11
Viqui11

A ver cómo reacciona el personal, si está de acuerdo o si por el contrario nos da razones para cambiar la clasificación. El debate está servido.

¡Cómo está el otoño!

Marcha del sábado 11 de octubre de 2008

Lamenté no haberme llevado la cámara, el día no se presentaba para fotos dada la previsión de precipitaciones, pero me equivoqué porque aunque alguna gota nos calló el paisaje aún nublado hubiera merecido disparar muchas, pero que muchas, fotos.

Esta vez la asistencia a la convocatoria fue escasa, no sé dónde anda el personal, porque no creo que las lluvias otoñales retrajeran a un grupo experimentado como el nuestro. El caso es que tan solo nos presentamos José Antonio, Fidel, Miguel Ángel, Begoña y yo. Nos reunimos en Montejo de la Sierra para tomar café y, una vez comprobamos que no acudía nadie más, nos dirigimos a El Cardoso de la Sierra (1278 m).

A las 11 de la mañana iniciamos la marcha. Nos encaminamos a La Hiruela (1257 m) por ese precioso camino tan conocido por nosotros. Una vez atravesamos el pueblo Miguel Ángel partió en dirección al puerto del mimo nombre con el fin de acortar la marcha y esperarnos allí para comer. El resto iniciamos el ascenso al Cerro Salinero y de allí al Collado homónimo. En el collado anterior al Cerro Salinero consumimos algún tiempo en buscar el GR.88 pues la jara y los helechos han desfigurado completamente el sendero y andábamos un tanto despistados. Después de buscarlo por uno y otro lado, cuando las jaras nos impedían continuar dada su altura y acumulación consultamos el plano y nos dimos cuenta que el sendero trascurría por la cuerda, así de fácil, así que desandamos lo andado y en su busca fuimos. Una vez encontrado todo fue como se esperaba.

Recién llegados al Collado Salinero, cuando nos preparábamos a atacar el ascenso al Porrejón, recibimos la llamada de Miguel Ángel para saber por dónde andábamos. Como quiera que aún nos faltaba subir y descender al Porrejón y luego llegar hasta el Pto. de la Hiruela, quedamos en que él seguía camino al Pto. del Cardoso, donde había dejado el coche en previsión de posibles cambios de ruta.

Continuamos camino al Porrejón (1827 m) donde hicimos cumbre a la 14:30. Era mi primera vez que lo ascendía por ese lado. Tan novedoso me pareció que ni siquiera recordé las veces que lo había subido en la tradicional circular de La Puebla, lugar obligado de paso. La vista desde allí era maravillosa y aterradora pues nubes procedentes de Toledo, que son las malas según Pepe Monte, empujadas por el viento se nos arrimaban amenazantes así que, después de engullir a toda prisa unos pistachos patrocinados por Fidel, nos aplicamos en el descenso que tuvimos que interrumpir para calzarnos los pantalones de agua, desenfundar paraguas y demás preparativos porque nos cayó de lo lindo hasta que prácticamente llegamos a su base. Nos expulsó literalmente la montaña.

Antes de llegar al Pto. de la Hiruela (1477 m), aprovechando la tímida salida del sol, nos cobijamos del viento tras unas peñas y dimos cuenta del almuerzo. A esa hora, Miguel Ángel llegaba a El Cardoso en su coche y después de sopesar recorridos y tiempos decidió tomarse una cervecita a nuestra salud y salir pitando para casa. A nosotros nos tocaba regresar y decidimos no llegar hasta el Pto. del Cadoso como estaba previsto sino descender desde el Pto. de la Hiruela hasta el pueblo y de allí a El Cardoso donde teníamos los coches.

Aún así hicimos 16,1 Km de recorrido, con 901 m de ascensión acumulada y una duración total, incluidos descansos, de 7:20 horas.
En el camino de regreso a El Cardoso nos encontramos a Susana que después de noche de ópera, no teniendo ganas de madrugar, se tiró al monte con su chico a horas más acordes con las salidas nocturnas y que decidió hacer el recorrido en sentido inverso para encontrarse con nosotros. Las que conocen el monte, como Susana, se pueden permitir estas alegrías. Y alegría fue encontrárnoslos allí en medio del robledal y de forma inesperada.

El paisaje, que era a lo que iba al principio, una maravilla. El otoño está en su pleno esplendor, al menos en estos parajes. Se puede observar perfectamente la diferencia de colores en extensiones verdes de los pinos al lado de otras pardo-amarillento de los robles y diseminados aquí y allá conjuntos de amarillos aportados por árboles de ribera y rojos de los cerezos que en estos lugares abundan. Gracias a este cambio de color, de que se les ha subido el rojo, nos hemos dado cuenta de que hay gran cantidad de cerezos en La Hiruela, bien valía la pena llegarnos hasta aquí y caminar por senderos muchas veces recorridos pero que ayer nos parecieron de estreno.

¡Ah! de setas na’de’na, pero ya saldrán ya.

Los acebos y doña Paca

Después de una atípica consulta previa sobre preferencias de lugar para la marcha, en Robregordo nos presentamos listos para contemplar los acebos en flor, argumento fundamental de la mayoría proponente.

Las alegres conversaciones en torno a la alta calidad del semen gallego (nº 1 en el ranking ibérico, según sesudos estudios de prestigiosos científicos), noticia que aparece en la prensa del día, anima nuestros pasos hasta avistar los primeros acebos luciendo sus mejores galas.

Pista arriba, llegamos a otra pista y a otra más. Luego de convencer a Rafa de que aceptara un ligero cambio sobre sus planes iniciales, tarea nada fácil, tomamos una senda en torno a un arroyo, que nos situó sobre la cuerda, en las proximidades del pico Colgadizos (1.833 m).

Se aproximaba la hora del almuerzo, y con ella los primeros nervios sobre el cuándo y el dónde. Es en ese preciso instante cuando Rafa, gran timonel, toma raudo la delantera y se precipita cortafuegos abajo, para situarse sobre el lugar justo a la hora exacta. Muy lejos de sus oídos las protestas sobre el cortafuegos, la hora, la enorme pendiente y otras lindezas. De la calidad del lugar da prueba la larga sobremesa que todos nos regalamos.

Un ligero esfuerzo de descenso adicional nos sitúa a la mayoría en La Acebeda, donde, para nuestra sorpresa nos encontramos en el bar de doña Paca, la misma que el pasado 10 de enero nos sirvió unos magníficos huevos con patatas en un día de perros. Esta vez el regalo de cervezas y cafés fue de Fidel, el quinto sixty de 2008. Sólo queda uno.

Gracias a que Maxi, Jose y Pepe tomaron otra vía de descenso directo a Robregordo, nos ahorramos el tramo por carretera La Acebeda- Robregordo de unos 4 km , después de organizar un ligero operativo, cosa que ya vamos haciendo bastante bien.

Participantes: María, Miguel Ángel, Fidel, Maxi, Rafa, Gema, Guida, Luz, Rosa, Susana, Pepe Monte, Carmen, Jose (o Pepe), Susana, Mabu, Carlos.

Escores: 16 km, 6 ½ h (comida y siesta incluidas), 600 m de desnivel.

Varios:
1. Miguel Ángel como en sus mejores tiempos. ¡Bravo!
2. Rosa; que reclama, y obtiene, una mención especial por el esfuerzo extra del sábado anterior en el que tuvo que recorrer 2 km por zonas muy duras fuera de la carretera de subida a Navacerrada. Todo ello para acompañar a Lola (la de Vicky), que no podía transitar por el asfalto.

Un año ¿ya?

Si. Parece mentira pero nuestro blog cumple hoy un año de su primera entrada. Cómo corre el tiempo. Pero ¿ha servido para el propósito que se creó?

En su origen, el blog debía servir para recopilar las marchas que realizamos semanalmente, como recordatorio. Un sitio donde acudir a consultar los itinerarios, participantes, invitados y otros datos estadísticos. Esos datos que, como decía un amigo mío refiriéndose al ordenador de a bordo de los coches, no sirven para nada pero da de qué hablar. Y poner todo ello a disposición de la comunidad virtual, en principio los del grupo pero también de todos los que nos rodean, amigos, familiares y curiosos que en su navegar por Google y la Internet se acercasen a visitarnos.

A medida que lo íbamos utilizando fuimos descubriendo que el medio nos ofrecía la posibilidad de incluir comentarios (posts) sobre lo que nos gusta, preocupa o simplemente queremos compartir con los demás y así fueron incluyéndose vídeos, crónicas de salidas a conciertos, sobre eventos, viajes, etc. Fueron incorporándose colaboradores como Carlos y Fidel y, de forma delegada, Rafa y José Antonio, que cuando han querido divulgar algo me lo han enviado para su publicación. También Gema y Mateo han contribuido enviando textos preparados para alguno de los eventos celebrados desde entonces, el último fresco aún en el recuerdo.

A continuación se incluye una lista con las entradas del blog ordenadas por fecha de publicación.

01/10/2007Intento fallido a La Maliciosa (Ángel) »
03/10/2007Marchas de septiembre de 2007 (Carlos) »
04/10/2007Presentación del libro de Domingo e hijo (Ángel) »
07/10/2007A la segunda va la vencida (Ángel) »
10/10/2007Berlanga de Duero 28, 29 y 30 de septiembre de 200... (Carlos) »
14/10/2007Por los alrededores de Horcajuelo de la Sierra (Ángel) »
21/10/2007Quién dijo miedo (Ángel) »
26/10/2007Jueves musical (Ángel) »
28/10/2007Tarifa abusiva (Ángel) »
28/10/2007Marcha joven / ruta Dylan (Ángel) »
04/11/2007La 9ª de Beethoven (Ángel) »
07/11/2007Pradoluengo 2007 (Ángel) »
11/11/2007La Pedriza, Manzanares arriba (Ángel) »
18/11/2007Subida al Mondalindo (Ángel) »
20/11/2007Apoyo a los Agentes Forestales de la Comunidad de ... (Ángel) »
27/11/2007Cambio de planes (Ángel) »
02/12/2007Las cosas no salen siempre como se planean (Ángel) »
09/12/2007Crónica de José Antonio sobre la marcha de Braojos... (José Antonio) »
09/12/2007Subida a Peña Quemada desde Braojos (Ángel) »
17/12/2007Paliza plena, vive Dios (Ángel) »
23/12/2007Canencia, pisando nieve (Ángel) »
25/12/2007Felicidades Yoyo (Ángel) »
30/12/2007Acabar el año con buen sabor de boca (Ángel) »
31/12/2007Siendo realmente muy bonita, la marcha a la Peña e... (Fidel) »
06/01/2008La primera de mosqueo (Ángel) »
07/01/2008Algo diver para empezar el año (Ángel) »
10/01/2008... O los huevos fritos de doña Paca (Carlos) »
11/01/2008Adiós a Sir Edmun Hillary (Ángel) »
14/01/2008Subida a Lomo Gordo desde San Mamés (Ángel) »
18/01/2008A ritmo de bolero (Ángel) »
20/01/2008Marcha rara, pero que muy rara (Ángel) »
28/01/2008Yo me la llevé al río ... (Ángel) »
03/02/2008En atención a Seijas … (Ángel) »
05/02/2008Capacidad de imitar (Ángel) »
10/02/2008Defender la alegría (Ángel) »
11/02/20083 cazadores, 1 jabalí y un montón de gatos (Ángel) »
16/02/2008Record de visitas (Ángel) »
17/02/2008Subida al Pico Tres Provincias (Ángel) »
20/02/2008Cocido de Mateo, clasificación oficial (Ángel) »
24/02/2008Subida al Perdiguera, pero ¿dónde está eso? (Ángel) »
26/02/2008Cocido de Mateo 2008 (Ángel) »
03/03/2008El sábado en La Pedriza (Ángel) »
04/03/2008Puesta a punto espiritual (Ángel) »
10/03/2008A carajo sacao (Ángel) »
14/03/2008Strauss en el Monumental (Ángel) »
17/03/2008El Valle de los Hoyos, maravilloso paisaje (Ángel) »
27/03/2008De buena nos libramos (Ángel) »
01/04/2008Faena de aliño (Ángel) »
06/04/2008¿A dónde vamos el sábado? (Ángel) »
08/04/2008La Talibana (Carlos) »
09/04/2008La Centenera (Fidel) »
14/04/2008... Y salió redondo (Ángel) »
19/04/2008Cuando no puede ser … (Ángel) »
20/04/2008Cuando no puede ser ... (epílogo) (Fidel) »
28/04/2008La Cuerda Larga (Ángel) »
08/05/2008El Montón de Trigo, por fin (Ángel) »
10/05/2008Otra vez a remojo (Ángel) »
13/05/2008Catástrofe en Birmania (Ángel) »
23/05/2008El puente de San Isidro por tierras de León (Ángel) »
26/05/2008La siempre agradecida Pedriza (Rafa) »
27/05/2008Sorprendente descubrimiento del Hueco de San Blas (Rafa) »
01/06/2008Primavera plena (Ángel) »
03/06/2008Día mundial del medio ambiente (Ángel) »
05/06/2008Javier Seijas premiado por la FMM (Ángel) »
06/06/2008Canción a la Luna (Ángel) »
13/06/2008La cuerda de Peñalba (Ángel) »
17/06/2008Por fin completamos la ruta del Valle del Arroyo de los Hoyos (Ángel) »
18/06/2008Ranking de marchas (Ángel) »
25/06/2008Recuerdo de Peñalba (Ángel) »
30/06/2008La preparatoria de Pirineos (Carlos) »
12/07/2008Pirineos V (Ángel) »
14/07/2008EL GAFE (A mi amigo Ángel) (Fidel) »
17/07/2008Post Pirineos (Carlos) »
20/07/2008Subida a Cueva Valiente (Fidel) »
25/07/2008You are so beautiful (Ángel) »
28/07/2008La última de la temporada, o no (Ángel) »
17/08/2008Balance de la temporada (Ángel) »
04/09/2008Una olvidada: Siete Picos (Rafa) »
07/09/2008En familia (Rafa) »
12/09/2008El Puerto de Pasapán (Rafa) »
14/09/2008De vacaciones a la República Dominicana (Ángel) »
15/09/2008Fotografía esférica (Ángel) »
17/09/2008Subida a la Cebollera Nueva (Ángel) »
22/09/2008Sixties walk (Ángel) »
30/09/2008Resaca sesenterista (Ángel) »

Hasta aquí lo hecho pero ¿qué esperamos a partir de ahora? Bueno pues nos toca crecer, no nos vamos a quedar bajitos y balbuciendo toda la vida. Tenemos que conseguir incorporar a más colaboradores y sobre todo dar más vidilla al blog abriendo el abanico de temas a tratar, eso que los técnicos llaman “crear comunidad”. A ver si lo conseguimos.