La preparatoria de Pirineos

Los diseñadores habían previsto una marcha dura para preparar Pirineos V, y dejar así el pabellón alto ante los amigos navarro-oscenses.

Al poco de empezar, error de principiante, y en vez de coger el famoso y repetido GR.88, pista equivocada y vuelta atrás. Ya sobre el buen camino, completamos la dura ascensión a la cuerda. En la última sombra recuperamos fuerzas para continuar el camino sin sombras, bajo el fuerte sol y muy escasa brisa.

Debido al retraso acumulado, eran ya las 3 ½ cuando llegamos al puerto que da vistas a la estepa segoviana y a los temidos últimos 200 m de ascensión a la Cabollera.

José Antonio lo tenía claro; había que llegar a destino. Tras una ligera campaña convenció a José para juntos atacar la Cebollera, que al parecer alcanzaron cerca de 1 hora más tarde.

El resto de la peña decidió que a pesar de que no había ni una sola sombra, para desesperación de Rafa, era lo mejor que teníamos como lugar de comida.

La sobremesa bajo el sol abrasador, fue la causa la tercera ruptura del grupo: José Antonio y José se encaminaban hacia el puerto del Cardoso por las cimas de la Cebollera; mientras Rafa, Rosa y Fidel reposando la digestión y el resto a todo trapo en busca de una sombra que no encontraríamos hasta una hora y pico más tarde. Siesta y moscas en este punto, para posteriormente encaminarnos hacia el río, donde refrescarnos los pies y los espíritus y mantuvimos animadas conversaciones sobre la belleza y/o barbaridad de los toros, el maltrato a los animales, etc. hasta que los de Burgos llegaron y así juntos alcanzamos los coches en el hayedo y a José Antonio y José en el puerto.

Asistentes: José Antonio, Juana, Vicky, Rafa, Rosa, Maria, José, Fidel, Luz, Maxi, Guida, Mabu y Carlos. En total 12 Km, algunos hicieron más, con un desnivel de 700 m y duración total de 9 horas.

Los que no hemos cumplido objetivo prometemos que haremos sesiones especiales durante estos días para presentarnos en plena forma ante el temido balcón de Pineta.

Carlos

Recuerdo de Peñalba

Nuestro amigo Miguel, de los de Alcorcón, ha colgado este vídeo en YouTube con imágenes tomadas durante la marcha por la cuerda de Peñalba de la Sierra del pasado 7de junio.

Gracias Miguel, a ver si cunde el ejemplo.

Ranking de marchas

En vísperas de la esperada Noche de San Juan, segundo evento social tras el Cocido de Mateo, nos toca repasar la salud montera del grupo y una forma de hacerlo es publicando la clasificación de marchas de la temporada.

Se han tenido en cuenta todas las marchas realizadas desde el pasado 8 de septiembre y tiene el carácter de oficial, no se admiten reclamaciones ni maquillajes.

Lo dicho en anterior crónica: unos a pasar la revisión por kilometraje y otros a entrenar para la próxima temporada porque esta ya se ha consumido practicamente.


Pos
Montañer@
Marchas
Recorrido
Ascensión
Desnivel

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
Ángel
Begoña
Rafa
Carlos
Fidel
José Antonio
Pepe
Mateo
Juana
Javier
Mabu
Luz
Viqui
Jose Mari
Gema
Belén
Robert
Mamen
Monique
Carmen
María
Rosa
Susana
Guida
Maxi
Miguel Ángel
Domingo
Marta
38
38
31
29
28
28
26
25
25
24
24
23
23
18
16
13
13
12
12
10
10
10
10
8
8
7
4
4
535 Km
535 Km
479 Km
417 Km
412 Km
406 Km
398 Km
336 Km
328 Km
341 Km
333 Km
322 Km
309 Km
273 Km
242 Km
178 Km
161 Km
184 Km
144 Km
161 Km
143 Km
141 Km
108 Km
123 Km
123 Km
91 Km
59 Km
33 Km
29.526 m
29.526 m
24.304 m
22.798 m
21.753 m
22.184 m
20.513 m
18.445 m
17.540 m
18.691 m
18.193 m
16.866 m
16.801 m
13.913 m
12.068 m
9.212 m
7.886 m
10.850 m
6.944 m
8.421 m
7.236 m
7.617 m
6.137 m
6.285 m
6.285 m
5.289 m
3.502 m
1.875 m
11,04%
11,04%
10,15%
10,93%
10,56%
10,93%
10,31%
10,98%
10,70%
10,96%
10,93%
10,48%
10,87%
10,19%
9,97%
10,35%
9,80%
11,79%
9,64%
10,46%
10,12%
10,80%
11,36%
10,22%
10,22%
11,62%
11,87%
11,36%


Saludos a todos y todas.

Por fin completamos la ruta del Valle del Arroyo de los Hoyos

No aprendemos. Cuando dejamos el trazado de una marcha en manos de José Antonio, que por otra parte es el único de nosotros capaz de diseñarlas, en lugar de confiar en los libros de la Tienda Verde, nos encontramos descendiendo de un pico como el Nevero (2209 m) monte a través con la única referencia de la valla que delimita los términos municipales de Lozoya y Pinilla del Valle, y así acabamos, reventados.

A pesar de no contar este fin de semana con la participación de Carlos y Rafa (y consortes), gente con peso en el grupo, decidimos someter a prueba a la tropa en vísperas de la anual visita a Pirineos, ya que nuestros amigos Maru y Rafa, con el pretexto de celebrar la 5ª edición, nos han preparado una de padre y muy señor mío.

De este modo, convinimos José Antonio y yo en que podíamos intentar cerrar la marcha del Valle del Arroyo de los Hoyos que en dos ocasiones intentamos y no pudimos concluir por distintas razones; consultar en este mismo blog: “3 cazadores, 1 jabalí y un montón de gatos” y “El Valle de los Hoyos, un maravilloso paisaje”.

Lo cierto es que cuando me llamó José Antonio para ver qué marcha hacíamos el sábado no tuve más remedio que aceptar su propuesta porque: a) José Antonio ya la tenía decidida cuando me llamó, b) yo no había hecho los deberes, pues es una maravilla que otros piensen por ti, dejarte llevar y luego incluso criticar, y c) porque su propuesta, lamentando que no estuvieran los mencionados arriba, me pareció mega interesante como preparación a lo que se nos avecina dentro de dos semanas.

Así que enviamos la convocatoria y nos presentamos 9, número razonable teniendo en cuenta las ausencias comentadas: José Antonio, Pepe, Mateo, Fidel, Luz, Javier, Belén, Begoña y yo. Tomamos el cafelito en Lozoya, como es preceptivo, y nos encaminamos a la Ermita de Santa Marta (1150 m), en el cruce con Pinilla del Valle, desde donde iniciamos la marcha.

Día soleado, praderas verdes, bellas montañas, maravilloso valle este de Lozoya; todo invitaba a pasar un espléndido día de monte. Y así fue, pero a lo bestia porque de los 16,2 Km de recorrido únicamente debimos andar por pista 3, y eso exagerando. El resto monte a través o por sendero, que no sé qué es peor.

Incauto de mi, me quité las perneras para exponer al sol mis pálidas piernas, que ya era hora, y en la subida a la vera del Arroyo de los Hoyos me quedaron hechas un cristo, tal es la agresividad mostrada por matorrales y espinos que por allí abundan.

El camino hasta las morrenas glaciares que albergan el nacimiento del Arroyo de los Hoyos ya es conocido por nosotros, por lo que en cuanto pudimos emprendimos la ascensión fuera de pista tratando de cortar las zetas de la pista y tanto cortamos que la pista ni la vimos. Al final, tuvimos que corregir rumbo para enlazar con el sendero que conducía al arroyo.

Mediada la ascensión nos abandonaron primero Belén y luego Javier que según manifestaron no tenían el día fino. El resto a cumplir el objetivo. Sobrepasamos el punto donde nos quedamos la vez anterior, accedimos a la cuerda por el collado situado entre Peñacabra y el pico del Nevero y continuamos luego hasta coronar este. Exhaustos por la subida ni tintirinti entonamos, enseguida tratamos de parapetarnos del viento y asomados al Valle del Lozoya nos dispusimos a dar cuenta del bocata pasadas las 3 y ½.

El descenso, que habíamos estimado en 2 horas y pico, se nos hizo largo de narices. Es lo que tiene bajar por monte, seguir por cortafuegos y finalmente, no viendo claro lo de continuar pegados a la valla limítrofe de los municipios citados porque unas peñas interceptaban nuestro caminar, nos tiramos por el robledal abajo a ver si por casualidad dábamos con la pista. Y lo conseguimos, los pies echando humo, doloridos los cuadriceps, pusimos el piloto automático y nos dejamos caer por la pista hasta los coches. Fueron 1134 m de ascensión acumulada empleando 9 horas en completar la marcha.

Paisaje espléndido tanto en la ascensión como en la bajada. Caímos, después del descenso del Nevero, en un pequeño y precioso valle con regato, verdes praderas, retama florida y pinar circundante que invitaba a quedarse, a reposar y repasar lentamente las interioridades del pinar en la seguridad de haber encontrado algún edulis que llevarnos a la boca, para completar la jornada, vamos. No había sin embargo tiempo, pues era mucho lo que aún nos quedaba de regreso.

Fotos de la marcha

Mas hubo suerte y casi sin querer encontramos en el camino de vuelta tres pinícolas que nos regocijó enormemente o ¿no es gozoso salir al monte, caminar y recolectar para la cena?

La cuerda de Peñalba

Si no fuera porque está a 2 horas de Madrid, lo que obliga a madrugar tras la larga y dura semana laboral, esta marcha la haríamos varias veces al año porque es sencillamente redonda.

Este minúsculo pueblo de Guadalajara, siempre nos sorprende; tanto en otoño como en primavera es una maravilla recorrer sus alrededores. Además, tiene la virtud de que no te encuentras a nadie rondando por sus montes, lo que durante el recorrido tienes la ilusión de estar en un paraje único, para disfrute exclusivo.

La marcha que hicimos el pasado sábado parte de Peñalba de la Sierra (1242 m), asciende hasta el Collado de la Fuente (1761 m), en las proximidades de la Morra del Segoviano, lugar que aprovechamos para hacer una parada técnica, y continúa hasta La Cebosa (2048 m), punto más elevado de la jornada y excelente mirador de cuanto nos rodea: Cuerda de las Mesas, Cuerda de la Pinilla, la Sierra de la Tejera Negra y la Cuerda del Mal Calzado, entre las principales. Posteriormente se recorre la cuerda pasando por los cerros del Rocín y de la Cebosa para, orientándonos al oeste, la cuerda que nos lleva hasta los Coladillos donde nos sumergimos en un impresionante robledal que nos acompaña de regreso a Peñalba.

En total son unos 17 Km con una ascensión acumulada de 965 m. Los participantes, en esta ocasión 19, tardamos unas 8 horas en hacerla. Compusimos la partida: Mabu, Carlos, María, Mamen, Miguel, Mateo, Rafa, Rosa, Fidel, Javier, Juana, Belén, José Antonio, Maxi, Guida, Monique, Robert, Begoña y yo.

Tradicionalmente dirige esta marcha Mabu y como siempre ofició de forma impecable. Guío al grupo, mandó detenerse a los adelantados y esperar por los retrasados; en definitiva, controló en todo momento el timing de la marcha. Sobresaliente.

El grupo, conocida la ruta, guiado como digo en todo momento, se dedicó a deleitarse con la charla al paso, con el paisaje y los aromas, con los colores, con las flores y los árboles centenarios, es decir, a dejarse acariciar por esta primavera que nos ha tocado en suerte disfrutar.

Fotos de la marcha

Espero que la próxima, la de mañana ya, pues esta semana no me ha dejado tiempo para escribir esta crónica, sea tan placentera como lo ha sido esta.

Canción a la Luna

Desde que hace días escuché este aria no se me va de la cabeza. Así que me puse a buscar por la internés y os la traigo seguro de que os encantará tanto como a mí. Tiene que ver con el amor y el sacrificio por las cosas que amas; en fin, que se eleva un poco sobre lo cotidiano: del precio del diesel, de la eurocopa e incluso del mismísimo Nadal.



Rusalka, ninfa que desea convertirse en humana para poder ser amada por el príncipe de turno, a pesar de que su padre le advierte de que perderá la inmortalidad y la voz, se lo pide a la Luna de esta guisa ¿No es magnífico?

Este aria pertenece a la ópera Rusalka, compuesta por Antonín Dvořák y estrenada en Praga el 31 de marzo de 1901. Desde entonces podemos disfrutar de una belleza más.

Javier Seijas premiado por la FMM

Nuestro compañero de fatigas ha obtenido el primer premio en el Primer Concurso de Ideas de Medioambiente y Refugios convocado por la Federación Madrileña de Montaña.

El Jurado constituido por: José Luis Ordóñez González (Presidente), Carlos Fernández Ballesteros (Vicepresidente-Gerente), Salvador Segovia Izquierdo (Secretario General), Francisco García Gato (Vocal de Medio Ambiente), atendiendo a criterios de originalidad, coste y viabilidad de la propuesta, acordaron distribuir los premios entre los trabajos seleccionados de la siguiente manera:

Primer premio, y vale de 150 euros en material deportivo:
"Quítale una mancha al monte"
Autor: Javier Seijas Quintana

Segundo premio, y vale de 100 euros en material deportivo:
"Jornadas sobre edafología"
Autora: Yolanda Gómez

Tercer premio, y vale de 50 euros en material deportivo:
"Foto denuncia medioambiental"
Autor: Emilio Lapeña

¡Enhorabuena Javier!

Día mundial del medio ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente se conmemora del 5 de junio de cada año, siendo el vehículo a través del cual las Naciones Unidas estimulan la concienciación sobre el ambiente a nivel mundial, además de promover la atención y acción política.

El slogan seleccionado para El Día Mundial del Medio Ambiente 2008 es ¡Deja el Hábito! Hacia una economía baja en Carbono. Reconociendo que el cambio climático se está convirtiendo en la cuestión de definición de nuestra era, el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) está pidiendo a los países, las empresas y las comunidades que se concentren en buscar el modo de reducir las emisiones de gases invernadero.

El Día Mundial del Medio Ambiente hará hincapié en los recursos e iniciativas que promuevan estilos de vida y economías con bajas emisiones de carbono, como la mejora de la eficiencia energética, las fuentes alternativas de energía, la conservación de los bosques y el consumo ecológico.

Las principales celebraciones internacionales del Día Mundial del Medio Ambiente 2008 se llevaran a cabo en Nueva Zelanda. El PNUMA se siente honrado de que la ciudad de Wellington sea la anfitriona de este día de las Naciones Unidas.

En un sentido amplio, la agenda pretende dar una cara humana a los temas ambientales; motivar a las personas a convertirse en agentes de desarrollo sustentable y equitativo, así como promover el entendimiento de que las comunidades son fundamentales para el cambio de actitudes hacia temas ambientales, y abogan por la colaboración, que garantice a todas las naciones y los pueblos Disfrutar de un más seguro y más próspero futuro.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, con motivo de la apertura de la Conferencia de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano. Otra resolución, adoptada por la Asamblea General el mismo día, llevó a la creación del PNUMA.

Más información aquí.

Primavera plena

A pesar de los vaticinios de tormentas primaverales, muchos acudimos a la cita del sábado que nos convocó a recorrer los entornos de las presas del Pontón de la Oliva y de la Parra.

Qué alegría volver a ver a los amigos que por unas u otras razones no veíamos desde hacía tiempo: a Rosa, Guida y Maxi. Qué júbilo volver a caminar con José Antonio después de su indisposición y comprobar cómo le sienta de bien el monte, que su semblante al final de la jornada era muy distinto a la del comienzo. Qué maravilla contar con la asistencia de jóvenes como María, Sara e Isabel, que no pararon de hablar, sonreír y hacerse fotos a cada momento, disfrutando del paisaje y de la caminata. Qué gozada, en fin, compartir con tantos amigos un día de monte.

La ruta elegida, convenientemente organizada para hacer más llevadero el caminar bajo la lluvia, no era para nada exigente. Los bastones quedaron en el coche, las manos debían de estar libres para portar el paraguas ¿Qué vas a hacer? ¿Te quedas en casa el sábado? ¿Te vas a un centro comercial? Qué horror. Así que nos enfundamos el traje de agua desde el inicio y a caminar por el Lozoya arriba, desde la presa del Pontón de la Oliva hasta la presa de la Parra, y desde allí subir para atravesar un bosque de cipreses y luego comer a resguardo de la lluvia en las ruinas de una antigua venta.

Fueron 18 Km casi planos, pues el desnivel acumulado fue tan solo de 375 m, que recorrimos en 6 horas y 45 minutos. Acudimos a la cita en total 21: Rafa, Rosa, María, Isabel, Jose Mari, Gema, Guida, Maxi, Pepe, Mateo, Viqui, Carlos, Mabu, Sara, Fidel, Luz, José Antonio, Juana, Belén, Begoña y yo.

Algunos integrantes, casi la mitad, se volvieron mediada la marcha; debían asistir al ensayo de una obra teatral que están preparando para la anual celebración de San Juan. Aún así, tantos éramos al comienzo, que quedó un buen y animado grupo para cumplir con el trayecto programado y continuar disfrutando de la primavera; deleitándonos con el verdor de campos, bosques y riberas; admirando flores y aspirando aromas por doquier; que el monte en esta época, y más con la que está cayendo (de agua se entiende), está en todo su esplendor. De la crisis económica y del gobierno hablaremos en otra ocasión.